• English

Mapas y folletos mapas y folletos

El Tiempo

Hoy disfruta en Peñiscola de...


Crece el interés por Peñíscola en el mercado asiático

Vistas aereas del castillo
Touroperadores especializados incluyen al destino castellonense en su ruta por la Península Ibérica para turistas de Japón, China, Corea del Sur o Taiwan

Cada vez es más común encontrar por las calles más céntricas de Peñíscola a grupos de turistas japoneses, chinos o de cualquiera otra nacionalidad asiática, llegados desde muy lejos para disfrutar de los monumentos y la cultura de la Ciudad del Mar. Desde hace diez años, el touroperador Kuoni introdujo a Peñíscola en las visitas especiales dentro de su tour por España, entre Barcelona y Valencia, trayendo a grupos durante todo el año, al menos una vez por semana.

Evidentemente, en la temporada de verano los grupos se multiplican, llegando a ser de más de cuarenta personas, en cinco llegadas por semana. La visita a Peñíscola es además una de las mejor valoradas por los propios turistas, gracias a la calidad de la gastronomía y al patrimonio arquitectónico y cultural de la ciudad.

Japón sigue siendo el principal destino, con más de 3500 visitantes al año, aunque la llegada masiva de turistas chinos también se ha disparado en los últimos meses gracias a la emisión de un programa de rutas turísticas por el mundo dedicado a Peñíscola en la televisión del país. Corea del Sur y Taiwan son igualmente otros países donde hay muchos turistas interesados en la Ciudad del Mar, gracias a la inclusión de localizaciones peñiscolanas en anuncios de LG o Samsumg, marcas insignes de aquellos países.

La mayoría de estos turistas llegan a España a través de viajes organizados, en grupos procedentes de todo el país, buscando conocer otras culturas y probar también otro tipo de gastronomía. La singularidad de Peñíscola ha hecho que la ciudad encaje perfectamente en lo que buscan los turistas asiáticos, gracias a sus monumentos, a su increíble arquitectura y a su gastronomía. Además, el turista asiático es muy valorado porque su gasto suele duplicar al del turista europeo.