• English

Mapas y folletos mapas y folletos

El Tiempo

Hoy disfruta en Peñiscola de...


La antigua Caserna del Pebret abre sus puertas, tras su rehabilitación, en plena Sierra de Irta

Caserna del Pebret Peñíscola
Los trabajos de rehabilitación de este edificio histórico lo convierten en una construcción única en la costa provincial ya que ha conseguido evitar la demolición gracias a la inversión del Plan de Competitividad de Peñíscola y Benicarló

La Caserna del Pebret, antiguo cuartel de carabineros, ha abierto de nuevo sus puertas en el Parque Natural de la Sierra de Irta, setenta años después de su inauguración. Los tiempos han cambiado, desde luego, y la función de este edificio también, pasando de ser un cuartel de la guardia civil a un centro de atención a visitantes, en uno de los enclaves más privilegiados de la zona.

Tras ser abandonado hace unas décadas, el estado del lugar era ruinoso, y el Ayuntamiento de Peñíscola tomó por fin cartas en el asunto consiguiendo la rehabilitación de esta caserna con la colaboración de la vecina localidad de Benicarló, a través del Plan de Competitividad. Han sido varios meses de obras y rehabilitación donde muchas entidades, colectivos y administraciones han puesto su granito de arena para que hoy por fin puedan volver a abrirse las puertas de este lugar, convertido ahora en un centro de atención a los visitantes.

Ramón Fernéndez, nonagenario Guardia Civil que ya estuvo en este lugar en su primera inauguración, ha sido uno de los primeros en entrar al nuevo edificio, rebosante de ilusión, tal y como ha manifestado. Junto a él, el alcalde de Peñíscola Andrés Martinez y la alcaldesa de Benicarló, Xaro Miralles, junto con las corporaciones municipales de ambos pueblos y el Presidente de Montes de Irta, Jaime Roca, así como la directora del Parque Natural, Aurora Quero, han encabezado la primera jornada de puertas abiertas para el re-estreno del edificio.

Tras la consolidación del edificio y la reposición de la techumbre, el espacio ahora tiene dos alturas y servirá para dar descanso y sombra en un enclave tan especial como la Sierra de Irta, además de ofrecer unos servicios más interesantes a los visitantes. Martínez ha apelado igualmente al patrimonio sentimental que representa la Caserna para los peñiscolanos, afirmando que gracias a esta rehabilitación se ha evitado su demolición, y que se busca poner en valor todo el entorno desde este enclave estratégico.

Durante esta rehabilitación se ha tratado de mantener todo lo que quedaba en buen estado del edificio original, conservándose pilares y paredes, aunque siendo algunos de ellos reforzados. Los forjados han sido todos reemplazados, asegurándose igualmente la estructura de una manera mucho más eficiente. Se han incluido una serie de placas solares y un generador que hará que el edificio sea totalmente autosuficiente.