• English

Mapas y folletos mapas y folletos

El Tiempo

Hoy disfruta en Peñiscola de...


Peñíscola solicita a la Dirección General de Cultura y Patrimonio la rehabilitación de la Ermitana

Campanario Ermitana

Andrés Martínez, alcalde de Peñíscola ha presentado el informe técnico para la rehabilitación del ermitorio de la Virgen de la Ermitana a la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, durante un encuentro privado, para conseguir la mejora de la parte exterior del edificio. Con esto se vuelve a intentar poner en valor el patrimonio local del municipio, igual que se está haciendo con el Castillo, y centrándose ahora en uno de los lugares más emblemáticos y queridos de Peñíscola, el templo donde se mantiene a la Patrona de la localidad.

Después de intervenir en la iglesia de Santa María o la ermita de Sant Antoni, Romualdo Forrer, edil de Patrimonio, entiende que el siguiente paso a seguir es centrarse en este templo, que ya ha recibido pequeñas mejoras en los últimos tiempos, pero que todavía necesita una buena intervención en su fachada, que permanece dañada desde los siglos pasados por la artillería de los conflictos que ha tenido que vivir. En el estudio entregado para la restauración y mejora del exterior del templo se propone restituir los pináculos menores, el pináculo mayor y sustituir ventanales y cerramientos, así como la reparación global de la cubierta del propio edificio y el campanario, y otras mejores menores como la reparación de axiales y aleros…

A través de este estudio, el Ayuntamiento solicita al gobierno valenciano la responsabilidad y el criterio de conservar el monumento, además de evitar problemas por desprendimientos, lo que realmente preocupa al consistorio. De hecho, el equipo técnico de la Dirección General ya ha podido evaluar de primera mano las mejoras necesarias en el templo, contemplando las deficiencias que el propio estudio técnico muestra. Desde el Ayuntamiento de Peñíscola se hace hincapié en la importancia de aunar esfuerzos para proteger el patrimonio local, ya que está sir viendo como reclamo turístico y puede traer muchos visitantes no solo a la localidad, sino a toda la provincia.

El ermitorio de la Virgen de la Ermitana se construyó en el año 1712 como ofrecimiento a la Virgen después de la Guerra de Sucesión. La única parte que se conserva de esa etapa es la fachada barroca, ya que el resto fue edificado en 1820, tras la Guerra de la Independencia. Es un templo con planta de cruz latina, con una nave central y capillas laterales simétricas, además de una torre de campanario.